¿El aceite lubricante puede estar contaminado por hongos y bacterias?

Cuando se trata de aceite lubricante, la garantía de sus buenas condiciones de uso es fundamental. Además de lubricar piezas y contener el desgaste, el lubricante se encarga de enfriar, sellar y mantener interno el motor, funciones esenciales para su buen desempeño.

En este sentido, problemas en el aceite lubricante pueden significar grandes pérdidas para vehículos y máquinas. Una de las complicaciones más recurrentes es la contaminación por aceite. Puede suceder en varios momentos cuando se usa el aceite, desde su almacenamiento y almacenamiento hasta el aceite que se quema en el motor.

La contaminación puede ocurrir de tres formas diferentes: por contacto con el agua, por la presencia de partículas sólidas y por contaminación biológica (por hongos y bacterias). En el post de hoy nos ocuparemos de esta última forma de contaminación que, aunque bastante común, se puede prevenir fácilmente.

¿Cómo ocurre la contaminación?

La proliferación de hongos y bacterias en el aceite lubricante puede ocurrir por varias razones. El almacenamiento de aceite en tanques inadecuados y / o inspeccionados periódicamente es uno de ellos. Además, mantener el aceite almacenado por períodos más largos de los recomendados también es un factor de riesgo.

La presencia de agua, partículas sólidas, polvo y otra suciedad en el aceite es otro catalizador de la contaminación biológica. Esto se debe principalmente al cambio en la composición química del aceite, que lo convierte en el medio más propicio para la proliferación de bacterias y hongos.

¿Cuáles son las consecuencias?

Una vez que se han modificado las propiedades lubricantes del aceite, todas sus funciones pueden verse comprometidas. Esta es una complicación grave, ya que pone en riesgo todos los componentes del motor.

Entre los cambios químicos provocados por hongos y bacterias se encuentran la producción de ácidos y sales corrosivos, cambios en el olor, caída del pH y rotura de la emulsión.

Vea algunos de los efectos negativos causados ​​por el aceite contaminado:

– Pérdida de protección ejercida por el aceite.

– Mayor fricción entre piezas y mayor desgaste.

– Erosión prematura de piezas.

– Aparición de lías.

– Acortando la vida útil de los equipos.

– Obstrucción de tuberías y filtros.

– Atasco y avería del inyector.

– Desregulación de motores y pérdida de potencia.

¿Cómo proteger el aceite lubricante?

Para prevenir y combatir la contaminación biológica, la filtración de aceite es el método ideal. Los filtros y aditivos utilizados en este procedimiento contienen sustancias biocidas y antioxidantes en su fórmula, cuya función es eliminar bacterias, hongos y levaduras.

Inversión de bajo costo y alta eficiencia, la filtración también es capaz de eliminar el agua y separar otras partículas sólidas presentes en el aceite. Como hemos visto, esto es fundamental, ya que estos contaminantes también pueden estimular el crecimiento de hongos y bacterias.

Los principales beneficios de implementar un sistema de filtración son mejorar la estabilidad del aceite lubricante, reducir la fricción, contener el desgaste y extender la vida útil del equipo. La suma de estos beneficios también se traduce en una disminución de las posibilidades de paradas y futuras intervenciones en vehículos y equipos.

¡Póngase en contacto con uno de nuestros especialistas ahora y descubra más información sobre la filtración de aceite!

Ir arriba
× Como podemos ajudar? Available from 08:00 to 18:00 Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday